¡Bienvenidos y bienvenidas!

Quien ya lo haya experimentado sabrá cuánta dicha puede
entrañar para la vida de una persona el hecho de tomar
una mano tendida con amor, de estar tomada de ella.
Nuestra fe nos asegura que Dios nos tiende su mano,
que podemos tomarla, cada día de nuevo.










Esta es nuestra experiencia como comunidad:
de la mano de Dios, vivir en alianza
Los invitamos a ponerse en camino con nosotras.


 
Palabra para el mes